Noticias| jueves, 3 de diciembre de 2020

Las características y los desafíos de la Extensión Universitaria en contextos de pandemia

El martes 2 de diciembre se llevó a cabo un nuevo encuentro de las jornadas Diálogos sobre Extensión Universitaria en contexto de pandemia: “Les estudiantes cuentan”. El mismo, es organizado por la Secretaria de Extensión.


por ftsunlp

Por la tarde del 2 de diciembre, se realizó mediante un encuentro virtual, la jornada: “Les estudiantes cuentan”, organizado por la Secretaria de Extensión. Dicho encuentro contó con un panel integrado por  estudiantes que participaron en distintos proyectos de extensión y expusieron el conjunto de actividades realizadas en el marco de la Extensión Universitaria dentro del contexto de pandemia. La coordinación del espacio estuvo a cargo de Giuliana Flores y Lara Torcaso, representantes por el claustro de estudiantes en la comisión de extensión de la FTS.

En el inicio de la actividad, Lara Torcaso presentó el espacio aclarando que este es el tercer encuentro que se viene realizando en el marco de las jornadas de “Les estudiantes cuentan” y sostuvo que “nos interesa destacar el rol de les estudiantes”. Luego, le dio la palabra a Giuliana Flores, quien destacó que “las actividades de extensión forman parte del tramo optativo hacia la obtención del título profesional, y que en el presente contexto la extensión universitaria no se ha paralizado”. Además, planteó que “estas instancias nos permiten herramientas para pensar el poder popular”.

Las primeras en exponer fueron Julieta y Luisina, estudiantes del tercer año de la carrera, con el proyecto “Los niños cuentan en el barrio y la biblioteca”, perteneciente al movimiento Patria Grande y se ubica en el barrio de Villa Elvira. Ambas estudiantes empezaron su vinculación con este proyecto el año pasado durante la cursada de Trabajo Social II. Su principal objetivo era recuperar la voz de les niñes por medio de actividades lúdicas, pero dicho objetivo tuvo que modificarse debido a la llegada de la pandemia.

Luisina presentó las características del proyecto resaltando que “se encuentra enmarcado en los derechos humanos y perspectiva de género, apunta al acompañamiento de niñeces y juventudes y promueve la interculturalidad y la organización colectiva”.Por ultimo, remarcó la importancia de la virtualidad como herramienta, ya que los espacios de encuentro como la biblioteca, juegoteca y la plaza, no se encontraban disponibles debido al contexto de aislamiento.

En segundo lugar, Eva presentó el proyecto “Tejiendo puentes entre vejeces, territorios y feminismos”, el cual surgió en el año 2019 y debido a las medidas de ASPO y DISPO obligó a repensar las intervenciones del grupo, por medio de actividades virtuales en torno a la promoción y formación. Entre ellas, destacó la creación de una página de Facebook que lleva el nombre del proyecto, la cual fue utilizada como canal de comunicación para exponer las cuestiones más relevantes en torno al proyecto. También, resaltó la importancia de diferentes actividades en el contexto de pandemia como fueron el tejido colectivo de mantas para donar, la promoción de compra y venta de productores de la economía popular y la lectura colectiva de cuentos y poesías.

Luego fue el turno de Laura, quien presentó el proyecto “Educación para la inclusión en Barrio Futuro”. El objetivo es brindar tanto un espacio de educación como de contención para los pibes que habitan ese territorio, a través de la realización de jornadas de trabajo territorial los días sábados de 10 a 17 hs. en el comedor “Chacho Peñaloza”. Entre las principales actividades que realizan destacó el apoyo escolar y la educación popular; coordinan y gestionan talleres recreativos, formativos y de derechos humanos y organizan meriendas y almuerzos. Al llegar la pandemia dichas actividades se modificaron para pasar a organizarse colectas de alimentos, artículos de limpieza y útiles y empezaron a realizar el apoyo escolar a distancia. Además realizaron encuentros virtuales de discusión y formación en torno a la educación popular con los miembros de la agrupación, y coordinaron el festejo del día del niño a distancia llevando, con todas las precauciones necesarias, juguetes, golosinas y dibujos para colorear a todos los nenes del barrio.

Finalmente, Laura contó sobre el proceso de relevamiento de información que realizaron en una de las jornadas de los sábados para poder conocer la situación educativa y socioeconómica de los nenes del barrio. Gracias a dicho relevamiento llegaron a la conclusión de que “la mayoría no necesita acompañamiento para realizar las tareas, sino para aprender a leer y escribir”. A partir de esto, ya se encuentran programando sus próximas actividades.

El cuarto proyecto se llama “Memorias comunitarias e intervención” y fue presentado por dos estudiantes de segundo año. Maite, relató que “el proyecto se basa en la historia fabril que tiene la localidad de Villa Elisa”. En cuanto al objetivo está vinculado a conocer y difundir la historia de Villa Elisa por medio de la construcción de un archivo de memoria confeccionado por sus propios habitantes.

Luego, su compañera Pilar remarcó que en dicho territorio existen un total de 6 fábricas, pero estas “en lo colectivo no llegan a ser una identidad”. En relación a lo que implicó la llegada de la pandemia, explicó que la complejidad en cuanto a las problemáticas existentes en el territorio aumentó, y eso derivó en la realización de actividades como: el relevamiento de instituciones, organización de ollas populares y entrega de bolsones de comida, bajo la lógica de la solidaridad vecinal. Además, el hecho de enfrentarse a este contexto tan particular le permitió darse cuenta que “no todas las familias tienen las mismas necesidades”. Por eso, sostuvo que “el trabajo en red desde la dimensión de lo local es muy importante ya que apunta a la configuración de ciertas significaciones sociales e identidades que crean nuevos lazos entre los actores”.

En quinto lugar, Keyla presentó el proyecto “Las infancias cuentan en la escuela” y planteó que el principal objetivo del proyecto “está orientado a la promoción de derechos de los niños enfocado en el derecho a la educación y considerando las trayectorias reales de elles”. En esta línea, el proyecto abarca varias escuelas de la ciudad de La Plata, y la idea es apostar a la construcción de un espacio transdisciplinar de diálogo, a través de distintos talleres participativos. Entre sus principales actividades dentro del contexto de pandemia destacó la participación de jornadas en una escuela de Tolosa, en la que acompañaban y orientaban el paso de los jóvenes de la instancia de formación primaria a la secundaria; y en segundo lugar, el armado de una publicación digital acerca del propio proyecto.

Posteriormente fue el turno de Agustina, quien presentó el proyecto “Si nos organizamos participamos todes”, el cual surgió el año pasado gracias a los informes de prácticas profesionales de los estudiantes de nuestra facultad: “de ellos, se desprende la demanda de seguir y acompañar los procesos de organización juvenil en los barrios de Altos de San Lorenzo y Villa Elvira” y aclaró que dicho proyecto se ubica en la escuela n°45 y Casa Joven. Debido a la pandemia y frente a la imposibilidad de reencontrarse con los jóvenes, surgió la idea de trabajar colectivamente sobre el interrogante acerca de “¿Qué hacen y que piensan los jóvenes en este contexto?”, ya que ellos, son los principales acusados desde los medios de comunicación, en trasgredir las normas del distanciamiento. Además, para el año que viene tienen pensado generar un material audiovisual recopilando los trabajos artísticos de todos los jóvenes que integran el proyecto y organizar jornadas extensionistas para poder difundirlos.

En último lugar, expuso Eleonora  y presentó el proyecto “Diálogos urgentes entre la producción local, las organizaciones y la universidad”, ubicado en Berisso. Este proyecto engloba a la cooperativa de la costa, la asociación de cerveceros y la de apicultores y apuesta a pensar y reflexionar sobre los tiempos de la producción local y sus respectivas particularidades. Al verse modificadas cada una de las instancias de producción a nivel local por el contexto actual, decidieron llevar a cabo esencialmente 3 tareas: la vinculación de jóvenes de escuelas agrarias a dicho proyecto, la coordinación y organización de trabajadores golondrinas que se encontraron “varados” debido a la pandemia y la organización de la fiesta del vino característica de Beriso, pero de forma virtual. A su vez, dejo en claro que fue un desafío inevitable tener que repensar en términos productivos como se comercializan los productos de dichas organizaciones a través de la logística de redes.

 

Nota realizada por Joaquín Piñero en el marco del Tramo Optativo de la Licenciatura en Trabajo Social de la FTS.

© 2021 Entre Dichos |República Argentina|Todos los Derechos Reservados