Opiniones| jueves, 14 de mayo de 2020

¿Aulas en cuarentena?

En este artículo buscamos reflexionar sobre algunas tensiones manifestadas en el proceso de virtualización de clases vivenciado en la Facultad de Trabajo Social a partir de la mirada de estudiantes, docentes y comunidad educativa en general.


por Adriana Aguinaga, Noelia Larrouy y Daniela Sala

Les diferentes actores, protagonistas de los procesos de enseñanza y aprendizaje, siguieron unides por un vínculo pedagógico que comenzó siendo frágil e incierto, pero que se va fortaleciendo con la convicción de seguir garantizando el derecho a la educación de toda la comunidad educativa de la Facultad de Trabajo Social.

La pandemia de Covid 19 (OMS, 2020), junto a la declaración de la cuarentena y la suspensión de clases presenciales en el sistema educativo argentino, conllevó la virtualización de todas las cátedras de la Facultad. En un lapso de 15 días, se crearon 41 aulas virtuales y la totalidad de las materias de las carreras,los seminarios de las especializaciones y el doctorado pasaron a utilizar aulas virtuales, blogs de cátedras y/oplataformas de videoconferencia. Este contexto nos obligó a iniciar una “mudanza de las aulas físicas a la nube”… Esta nube que muches docentes y estudiantes veían en sus imaginarios como algo lejano, abstracto, extraño y de muy difícil acceso…de un día para otro se convirtió en “un nuevo lugar de encuentro y/o desencuentros”.

Estudiantes, docentes, no docentes, equipo de gestión, agrupaciones, debatimos acerca de este proceso en el que todo empezaba a ser cuestionado: formas de enseñar y de aprender, posicionamientos ético-políticos insertos en paradigmas educativos, organización del tiempo, estructura de las cátedras, propuestas pedagógicas y organización de contenidos, materiales de estudio, procesos de evaluación…Todo esto se puso en jaque de la noche a la mañana y tuvimos que repensar nuestro oficio de enseñar y aprender en la virtualidad.

Con dudas, incertidumbres, resistencias, certezas y convicciones de a poco íbamos adecuando las propuestas pedagógicas que desarrollamos en nuestras aulas físicas a la nube… no sin reforzar, que nuestro deseo es volver a “bajar de la nube” para reencontrarnos en el edificio de la facultad con su historia, con la historia que hemos escrito docentes, estudiantes y no docentes junto a actores sociales y referentes comunitarios de distintos movimientos sociales, con sus carteles, con sus murales, con sus esculturas, con sus paredes…

Voces a favor y en contra de este proceso, se hacían y hacen escuchar con gran fuerza a través de las redes sociales, dada la imposibilidad del diálogo cara a cara vedado por la cuarentena. Las TIC, aquellas que nos posibilitan la única forma de estar cerca y acompañar a estudiantes, se constituyeron también en vehículo para expresar miedos, rechazos, resistencias, sentires y pareceres de una de las transformaciones más grandes al interior de la enseñanza en la universidad. Aquí creemos que el protagonismo, se lo llevaron los “memes”.  El  término “meme se usa para describir una idea, concepto, situación, expresión o pensamiento, manifestado en cualquier tipo de medio virtual, cómic, vídeo, audio, textos, imágenes y todo tipo de construcción multimedia, que se replica mediante internet de persona a persona hasta alcanzar una amplia difusión” (Martínez Torrijos, 2014)

Grupos de whatsapps de docentes y estudiantes eran testigos de innumerables memes que se convertían en especie de “píldoras filosóficas” para pensar esta transformación. Su circulación exacerbada, nos permitía, a través de la reflexión y el humor, seguir conesa mudanza hacia la nube que tanto nos costaba/cuesta transitar… Y nos cuesta porque una de las mayores preocupaciones, desde el inicio del proceso, es que nadie se quede en el camino, que nadie quede fuera de la nube… Era una mudanza cargada de la angustia y los miedos que todes les que nos hemos mudado alguna vez sentimos… Abandonar un lugar para ocupar otro, con características inciertas, abandonar temporariamente el edificio de nuestra facultad e instalarnos en la nube…. Y acá la toma de decisiones: qué llevar, qué dejar, cómo acomodar para que todo lo que queremos se venga con nosotres… y que nuestro posicionamiento teórico- ideológico previo posibilite los cambios en el sentido pretendido.

 

Cerramos esta reflexión con el aporte de Burbules y Callister acerca de las TIC: “para bien o para mal (o, como solemos decir, para bien y para mal), las nuevas tecnologías se tornarán -ya lo han hecho- indispensables para la práctica de enseñanza” (2001, p. 4).

Por su parte, Yamile Socolovsky, en un artículo publicado recientemente plantea:

“Pero sería un error suponer que simplemente asistimos a una virtualización de la acción educativa. Se trata de la incorporación acelerada y masiva de una nueva mediación tecnológica, con el fin de garantizar, con la continuidad de la enseñanza y el aprendizaje, el derecho a la educación en el contexto angustiante de una pandemia que azota a un mundo surcado por dramáticas desigualdades.

Es imprescindible politizar nuestra participación en el mundo virtual, configurado por intereses muy concretos que tienen efectos reales sobre nuestras vidas. También en la web es imprescindible mantener una vigilancia crítica, cuidar que nuestras acciones no resulten funcionales a la mercantilización de aquello que consideramos derechos fundamentales, como la educación, el conocimiento y la cultura” (Socolovsky, 2020).

Seguramente esta pandemia pasará e iniciaremos un proceso de “desvirtualización de clases” acompañado de una nueva mudanza de la nube al querido edificio de nuestra facultad, pero estamos seguras y consideramos urgente promover la reflexión, instalar y profundizar el debate sobre el sentido pedagógico de la incorporación de las tecnologías a las aulas universitarias. Es imprescindible debatir acerca de los usos académicos de las TIC para fortalecer y potenciar la docencia, la extensión, la investigación y la formación continua de les Trabajadores Sociales.

Bibliografía

Burbules, N. y Callister, T. (2001). Riesgos y promesas de las tecnologías de la información. Buenos Aires: Granica.

Martínez Torrijos, R. (2014). “El significado cultural del meme se propaga con el relajo cibernético”. Publicado en La Jornada. El 8 de julio de 2014. Recuperado de https://www.jornada.com.mx/2014/07/08/cultura/a07n1cul

Socolovsky, Y. (2020).  “La propiedad intelectual en los tiempos del coronavirus.” Publicado en Words of education. El 26/04/20. Recuperado de https://www.worldsofeducation.org/spa/woe_homepage/woe_detail/16749/%E2%80%9Cintellectual-property-in-times-of-coronavirus%E2%80%9D-by-yamile-socolovsky

Ilustración: Toma Vagner.

© 2021 Entre Dichos |República Argentina|Todos los Derechos Reservados