Diálogos| jueves, 27 de diciembre de 2018

Claudio Duarte Quapper: “La noción de adultocentrismo nos permite hablar de un sistema de dominio”

Es sociólogo y educador popular, Doctor en Sociología y Máster en Juventud y Sociedad. Se desempeña como profesor e investigador en el Departamento de Sociología de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Chile. En esta entrevista con Entredichos, Duarte Quapper nos presenta la noción de adultocentrismo como sistema de dominio, para luego reflexionar sobre experiencias juveniles que están en acción en el Chile contemporáneo.


por Mariana Chaves

“La idea de adultocentrismo es una noción que refiere a la existencia de un sistema de dominio que visto en una sociedad de pluridominio se conjuga con otros sistemas de dominio como el patriarcado, el capitalismo, la segregación territorial, entonces en ese sentido lo que queremos indicar es que la adultez, o la mayoridad (la mayoría de edad), ha sido construida como algo que de por sí permite el control, la subordinación sobre las personas que están en la minoridad”, nos explica el colega. Claudio Duarte Quapper es un especialista en temas de juventudes, basando sus investigaciones principalmente en la experiencia chilena, pero abarcando también reflexiones para América Latina. En su tesis doctoral defendida en la Universidad Autónoma de Barcelona desarrolló un análisis sobre el adultocentrismo como paradigma y como sistema de dominio (puede consultarse en https://www.tdx.cat/bitstream/handle/10803/377434/cdq1de1.pdf?sequence=1).

Esta noción nos permite señalar una dimensión de la dominación que tal vez sea la más naturalizada, sobre la cual funcionamos más acríticamente y que trae aparejada la persistencia de la representación de les jóvenes como sujetos en transición y/o del futuro. Otro punto que nos indica es que la adultez como universal simbólico de un sistema de dominio está poco estudiada, a pesar que permanentemente nos ofrece un modo de ser adulto. Duarte Quapper continúa explicando que “el adultocentrismo se despliega sobre tres dimensiones: la simbólica, la material y la corporal-sexual”. La dimensión simbólica se construye sobre el imaginario de la adultez como punto máximo del desarrollo del ciclo vital, donde la infancia y la juventud aparecen como puntos previos, etapas de preparación para ese punto. Con ello el entrevistado señala que se quiere quitar importancia a lo que los jóvenes hacen, dicen y proponen e insiste en explicar que es una construcción ideológica, un artificio simbólico para el dominio.

Por ejemplo, conversamos sobre cómo las políticas públicas de diseño local o nacional no prevén, no contienen, la participación juvenil. En general las realizan un grupo pequeño de personas por o para los jóvenes. El elemento clave es con qué concepto de participación se construyen.

Además, avanzamos en el intercambio con el colega asumiendo una perspectiva de les jóvenes como sujetos plenos y posicionados. En esa noción le pregunté sobre cuáles serían los constructores principales de la desigualdad en Chile en este momento, pensando en la existencia de heterogeneidades. Duarte Quapper nos cuenta entonces que hay una promesa social hecha a las y los jóvenes en Chile que es una estafa. La promesa social se transformó en estafa porque se dice “para estar mejor, para ser alguien, tienes que estudiar”. Ese estudio se trata de la educación superior, porque el nivel secundario ya posee un alto porcentaje de retención (97 % aproximadamente). Pero esa educación superior nos explica, en Chile es privada, está regulada por el mercado. Hay muchas instituciones donde se puede estudiar pero debe pagarse y eso es lo que no te dicen. No se dice claramente que para acceder a los estudios superiores, para “ser alguien” entonces, tienes que tener recursos. El sistema educativo chileno reproduce la desigualdad estructural, en la segunda sociedad más desigual de América Latina después de Brasil describe.

El otro elemento importante que está mostrando la juventud es la movilización política. Duarte Quapper nos explica que esto es una señal inequívoca de cómo las y los jóvenes son sujetos actuantes. En Chile en 2006, 2011 ya se habían visibilizado fuerte las acciones políticas juveniles, pero ahora en 2018 son las mujeres fundamentalmente las que están mostrando de manera muy interesante una crítica política, y nos dicen “estamos hartas de la vigencia de la hacienda”. Duarte Quapper desarrolla la idea que sobre lo que se asentó la sociedad chilena desde la colonia hasta hoy es la violencia de la hacienda, y eso es lo que está siendo puesto en cuestión. Aquel derecho del patrón no sólo sobre la tierra y los animales que hubiera sobre ella, sino también sobre las personas, los trabajadores y particularmente las mujeres, por ejemplo con el antiguo “derecho de pernada”, que les permitía violar a las mujeres. Las nuevas generaciones tienen preguntas fuertes e interesantes para hacernos.

Por último, Duarte Quapper avizora que una tercera acción juvenil que podría emerger, estallar, en el marco del gobierno de derecha del Chile contemporáneo podría darse por el avance de una propuesta de política pública para regular el trabajo juvenil, flexibilizando las condiciones existentes, dando mayor precarización. Hubo una tenue movilización juvenil sobre este punto, pero está sobre la mesa y el colega cree que podría emerger un punto de debate en términos generacionales sobre este tema.

Finalmente, con algunas preocupaciones en común por los avances de las derechas y la profundización de las desigualdades en nuestros países, pero también con la esperanza de la acción colectiva en términos generacionales, de género o clase, nos despedimos para seguir construyendo un campo crítico de estudios sobre juventudes en América Latina.

Producciones de Claudio Duarte Quapper para consultar:

© 2019 Entre Dichos |República Argentina|Todos los Derechos Reservados