Diálogos| Lunes, 17 de septiembre de 2018

Rubén López: “Donde empieza la vida, termina la muerte”

En esta entrevista para Entredichos, el hijo de Jorge Julio López habló de su incesante búsqueda de verdad y analizó la justicia actual, el estado de la causa judicial de su padre, el contexto político y las prisiones domiciliaras a represores. Además, remarcó la necesidad del encuentro colectivo y repasó las actividades que se realizarán a 12 años de la desaparición de su padre el próximo 18 de septiembre.


por María Laura Naclerio

En el marco de una entrevista realizada el 10 de septiembre desde el portal Entredichos en la Facultad de Trabajo Social de la UNLP, Rubén López se pronunció acerca de cómo se encuentra la causa judicial de su padre. En un contexto de criminalización de la protesta social, de detenciones arbitrarias y de medidas judiciales que benefician con la prisión domiciliaria a represores condenados por crímenes de lesa humanidad, no se registran aún avances en la investigación sobre la desaparición de López. “Ninguna de las hipótesis tuvieron pruebas. Más allá de que uno piense que Etchecolatz pudo haber sido partícipe ideológico de la presunta desaparición forzada de personas (…) no contamos con los elementos para probarlo porque la causa no avanza”.

En medio de esta parálisis judicial, el acompañamiento a otros casos se convierte en el motor de lucha más potente. Desde el principio Rubén se puso en contacto, por ejemplo, con Sergio Maldonado para sumarse a la búsqueda de Santiago. Junto con otros como Rosa Schonfeld, la madre de Miguel Bru acompañó a la familia en cada marcha y en el reclamo de justicia. “A Sergio le dije siempre voy a estar detrás tuyo: lo que vos quieras que haga me decís y lo hago”.

Sobre la desaparición forzada de Santiago, aclaró que las causas si bien son parecidas no son iguales. En el caso Maldonado queda claro que se trata de una desaparición forzada de personas ya que se comprobó que agentes de gendarmería tuvieron participación, mientras que en el caso de su padre la desaparición forzada es presunta: nunca se llegó a comprobar si el Estado estuvo involucrado. “Además los contextos políticos son también diferentes: si bien mi viejo sigue desaparecido, el gobierno anterior estuvo siempre a la orden de lo que necesitáramos. Sin embargo, el gobierno actual con la familia de Santiago nunca estuvo a la altura de las circunstancias. (…) Tampoco se hubieran permitido antes, por ejemplo, las prisiones domiciliarias que se están dictando hoy”, enfatizó Rubén.

En relación a la coyuntura actual, analizó las situaciones de prisión domiciliaria como de “libertad domiciliaria” y contó cómo los familiares viven esto con bronca y dolor desde el año 2016 cuando le fue otorgada a Etchecolatz, desconociendo las cinco condenas a cadena perpetua que posee el genocida. Sobre ello mencionó que en diciembre del año pasado le dieron a Etchecolatz la quinta prisión domiciliaria, por lo que el 29 de diciembre ya estaba en su casa de Mar del Plata. “Lo bueno que podemos rescatar de todo esto es la lucha colectiva de vecinos que se propusieron no tenerlo como vecino. Fueron dos meses de lucha de marchas, movilizaciones, pedidos para lograr revertir esa situación.”. Otra vez el encuentro con el otro funciona como motor para fortalecerse frente a los atropellos judiciales y políticos que le otorgaron este beneficio a quince represores en Mar del Plata, sin custodia, como el caso de Miguel Wolk que será prontamente juzgado por la Noche de los Lápices. “Los mismos jueces que antes los dejaban en prisión efectiva y común, les dictan la prisión domiciliaria ahora (…) así expresan su pensamiento político, como lo hace el juez Bonadío actualmente en otros casos, mostrando abuso de poder y autoridad, dejando en claro que no existe autonomía de poderes”, expresó Rubén.

A pesar de las políticas de Estado y el descrédito permanente, la memoria colectiva se expresa. Este 18 de septiembre en el marco de los 12 años de la desaparición de Julio López se realizará una actividad en las calles 8 y 51 frente a los Tribunales Federales, donde se montará una radio abierta que irá recuperando testimonios, en el horario de 13 a 15 hs. Además, por la noche, se presentará en el cine Gaumont (CABA) el documental financiado por el INCA “Todos somos López: donde empieza la vida y termina la muerte”, con el que se busca mostrar su permanente ausencia y presencia. En paralelo a estas actividades, Rubén espera el permiso de la Municipalidad de La Plata para colocar una imagen de su padre que mire hacia el edificio. “Se pretende con esto interpelar a los jueces para que cada vez que salgan lo vean y se pregunten que estamos haciendo por él”. Esta imagen será realizada por los trabajadores del Astillero Río Santiago, hoy símbolo de lucha en la ciudad.

Por último, con la frase “no se agradece, se lucha”, Rubén hizo referencia a la importancia de sumarse a todos los reclamos sociales: la búsqueda de justicia por Santiago, por los trabajadores de la educación Sandra y Rubén, porque se terminen los juicios y por los trabajadores que se quedan sin trabajo.

© 2018 Entre Dichos |República Argentina|Todos los Derechos Reservados