Diálogos| Martes, 10 de julio de 2018

Sandra Arito: “El conocimiento no es atribuible al campo de lo privado”

Es Licenciada en Servicio Social y Magíster en Salud Mental, reconocida docente e investigadora, y actual Decana de la Facultad de Trabajo Social de la Universidad Nacional de Entre Ríos (UNER). El pasado 29 de junio, visitó la FTS para la inauguración del Instituto de Estudios en Trabajo Social y Sociedad (IETSyS). En esta entrevista con Entredichos, Arito reflexiona sobre las ciencias sociales y el conocimiento como bien público, a la luz de la creación de dicha unidad de investigación.


por Verónica Cruz

Arito inicia el diálogo refiriéndose a la relación del conocimiento como bien público, con la defensa de los derechos sociales y de un proyecto de país mas igualitario, donde sea posible erradicar la pobreza y garantizar el derecho a la salud, a la educación, al trabajo, entre otros. Reconoce el lugar del Trabajo Social como disciplina y como profesión que se fortalece con iniciativas de investigación como las que propone la creación del IETSyS, que reposicionan al campo en la disputa por un proyecto socio-político diferente.

Expresa su preocupación frente a los procesos de mercantilización de lo público, e invita a repensar el lugar de las ciencias sociales, asumiendo la defensa de lo público como apuesta estratégica, poniendo en análisis lo que sucede cotidianamente frente a una gestión gubernamental que recorta recursos, vacía proyectos, vulnera derechos. Sostiene que el conocimiento de los problemas de la sociedad contemporánea, ineludiblemente exige tomar en cuenta los efectos que produce el neoliberalismo al reestructurar la trama social. Reconoce que las ciencias sociales han avanzado en ese sentido, una expresión de ello es la creación colectiva en el año 2002, del Consejo Nacional de Decanos de Ciencias Sociales, en un momento de crisis y a partir de la necesidad de trabajar de manera mas articulada, más cohesionada.

Arito expresa que esa construcción posibilitó un crecimiento cualitativo en las ciencias sociales en el país y habilitó condiciones reparatorias, tras haber sufrido las consecuencias del plan sistemático de expulsión y persecución de docentes e investigadores que implantó la dictadura militar, además de haber propiciado la instalación de una lógica funcional a sus lineamientos políticos, ideológicos y científicos. El Consejo permitió reposicionar y poner en valor a las ciencias sociales, que progresivamente van siendo reconocidas por sus aportes al desarrollo de un proyecto de país capaz de generar condiciones de mayor igualdad, combatir el hambre y la pobreza. Y ello fue posible a partir del diálogo fructífero del Consejo con la Secretaría de Políticas Universitarias, que dio lugar a la puesta en marcha de programas que posibilitaron mejoras en el desarrollo de las ciencias sociales, tales como el Doctorar que contribuyó con la formación de más de 700 doctores en el país; o el programa de mejoras en la planta docente. Estas iniciativas fortalecieron también el grado y la retención de la matricula estudiantil, y duraron hasta 2015.

En la continuidad de la entrevista, Arito expresa que actualmente asistimos a un escenario de reducción de la inversión en educación, ajuste en Ciencia y Tecnología, en CONICET, que llevan a redefinir la direccionalidad de la producción de las ciencias sociales, a poner en tensión esta lógica ya que el conocimiento no debe ser pensado como atribuible al campo de lo privado. Y en ese sentido, entiende que la creación del IETSyS constituye una apuesta colectiva, y muestra la madurez que el Trabajo Social ha construido, al fortalecer su estatuto como campo de las ciencias sociales en Argentina, colocándolo en un lugar de enorme responsabilidad.

Como experta conocedora del campo, Arito destaca también las capacidades del Trabajo Social a partir de la particularidad de la dimensión interventiva que permite ver in situ, en el territorio, los indicadores de los problemas sociales. Afirma cómo esa realidad abre la posibilidad de construir líneas de investigación, tal como han desarrollado los equipos en esta Facultad, en temas muy sensibles a la sociedad, referidos a pobreza, infancias, familias, políticas públicas, género, entre otras. Ese recorrido realizado con seriedad -afirma- coloca al IETSyS como un lugar de referencia ineludible, que instituye una marca en la historia del Trabajo Social, con un enorme potencial de crecimiento y con una ubicación de paridad respecto de otros campos disciplinares.

Por último, Arito destaca la solidaridad de esta comunidad académica con otras carreras y el lugar de la Dra. Margarita Rozas Pagaza como docente e investigadora altamente calificada, y como persona de gran generosidad en la construcción de proyectos institucionales participativos, tejiendo redes que fortalecen lazos y aprendizajes colectivos significativos.

Audiovisual: Melisa Paruchevski

© 2018 Entre Dichos |República Argentina|Todos los Derechos Reservados