Opiniones| Miércoles, 6 de septiembre de 2017

Nuestra participación en el cogobierno

La representación del claustro de graduados en el Consejo Directivo de la Facultad de Trabajo Social de la UNLP implica un espacio de saberes, de prácticas y de apuestas para el fortalecimiento de la formación de los trabajadores sociales. En esta nota de opinión, hacemos un balance de la participación de los graduados y las graduadas en la construcción de un mejor desarrollo profesional y de una universidad pública, inclusiva y de calidad.


por Betiana Eguilior

Resulta imprescindible pensar el espacio de cogobierno como lugar de aprendizaje, de intercambio político, ético y simbólico para definir y acompañar qué Facultad queremos y sostenemos, entendiendo a la educación pública como derecho y responsabilidad del Estado.

El Consejo Directivo, en el cual el claustro de graduados/as forma parte del cogobierno junto con las demás representaciones de profesores, estudiantes y no docentes, es el espacio necesario para construir política educativa, para la participación en las decisiones sobre las distintas dimensiones de la formación académica, como para el diálogo y la articulación con el ejercicio profesional de las y los trabajadores sociales.

El cogobierno es un lugar de aprendizaje, de intercambio político, ético y simbólico para definir y acompañar qué Facultad queremos y sostenemos

La formación de las y los trabajadores sociales es nuestro horizonte. Por esta razón,  propiciamos distintas estrategias de inclusión y pensamos en el egresado/a que va en busca de su desarrollo profesional.

Desde el año 2014, donde se inicia un nuevo periodo de conducción del claustro de graduados en el Consejo Directivo, sostuvimos, propiciamos y acompañamos diferentes proyectos institucionales que se enmarcan en el fortalecimiento de la educación pública y en la necesidad de ampliar los espacios de formación y debate de trabajadores sociales, para profundizar su intervención en las manifestaciones de la cuestión social. Así también intentamos aportar al crecimiento de instancias de extensión e investigación como pilares que nutren la formación y el ejercicio profesional.

Una de las propuestas que se sostuvo y llevó adelante es la reciente aprobación del Profesorado en Trabajo social. Esta decisión política-académica, en la cual hemos participado y colaborado, entiende la importancia de valorizar y jerarquizar al Trabajo Social; un desafío permanente que nos debe tener siempre en constante movimiento. A esta cuestión se suma la necesidad de seguir dando las batallas que nos restan por nuestro legítimo derecho al ejercicio profesional en el ámbito de la educación, específicamente en los equipos de orientación escolar. Nuestra formación brinda las herramientas necesarias para desempeñarnos en ese espacio socio ocupacional, desde un saber técnico-político y ético.

Es necesario seguir dando las batallas que nos restan por nuestro legítimo derecho al ejercicio profesional en el ámbito de la educación

Como parte de las decisiones del actual proyecto institucional, también llevamos la propuesta y fuimos parte de la creación de la Dirección de Vinculación con los/as Graduados/as. Era necesario fortalecer el espacio de los graduados para que la universidad no sólo sea el tránsito para la formación de grado, sino que exista en el ámbito de la Facultad un espacio destinado a la actualización profesional, la supervisión y la articulación con los espacios laborales de los y las trabajadores sociales.

Por otro lado, el claustro no sólo representa a graduados/as y auxiliares docentes trabajadores sociales, sino que integra a otras disciplinas con roles necesarios y fundamentales que forman parte de la construcción cotidiana del saber y la formación académica que respalda el proyecto institucional. En este sentido, valoramos la integralidad y la interdisciplinaridad como necesarias para la construcción de saberes y prácticas sociales que permitan el abordaje de lo social desde una perspectiva de la complejidad.

La representación de graduados/as también se expresa en la participación de las distintas comisiones del Consejo Directivo, como la Comisión de Enseñanza, de Investigación, de Extensión, de Infraestructura y de Derechos Humanos, en las cuales se participa activamente, impulsando y acompañando el desarrollo del proyecto institucional. Este acompañamiento también enriquece el espacio de graduados/as, a partir de los distintos aportes y miradas que cada área trabaja para el desarrollo de la Facultad.

Otra instancia clave que acompañamos como representantes del claustro fue la reforma del Plan de Estudios. El análisis del contexto socio histórico, los desafíos de la profesión y los diferentes escenarios que se han conquistado en busca de la ampliación de derechos, llevaron a la modificación y aprobación del nuevo Plan de Estudios en el año 2015. La reforma del plan implicó procesos de debate, intercambios y posicionamientos diversos, en los cuales se ha participado desde los distintos espacios institucionales, como la Comisión de Implementación del Plan y la Comisión de Enseñanza.

La coyuntura actual del país nos posiciona en una situación de alerta y lucha por la justicia social. En este sentido, se han propiciado debates, actividades referidas al rol del Estado, el Trabajo, las políticas públicas y las prácticas profesionales. También se han sostenido discusiones y espacios de construcción con otras facultades en lo que respecta al conflicto de la ciencia y al vaciamiento de las políticas públicas.

En estos tiempos, la construcción y el fortalecimiento de lo colectivo se hacen vitales y necesarios para acompañar los procesos de lucha y de efectivización de derechos

Como graduados/as de la Facultad de Trabajo Social de la UNLP hemos participado activamente en las diferentes marchas por la educación pública, en sus distintos niveles, contra la vulneración de derechos, contra el avasallamiento, hostigamiento y banalización de las políticas de memoria y derechos humanos.

En estos tiempos, la construcción y el fortalecimiento de lo colectivo se hacen vitales y necesarios para acompañar los procesos de lucha, de efectivización de derechos, dentro de un contexto que continuamente nos quiere débiles, sumisos, miedosos y disciplinados. Por todo esto y más, creemos y continuaremos propiciando como representantes de la educación pública distintas actividades y espacios de debate, encontrándonos en las calles y en las luchas cotidianas para lograr una sociedad más justa, con y para el pueblo.

Fotógrafo / ilustrador: Elena Bergé. Docente FTS-UNLP

© 2017 Entre Dichos |República Argentina|Todos los Derechos Reservados