Opiniones| Viernes, 5 de mayo de 2017

Vientos de cambio

La Corte Suprema de Justicia de la Nación sentenció el cómputo del “2x1” para un caso de delito de lesa humanidad. La decisión de la mayoría (Elena Highton de Nolasco, Carlos Rosenkrantz y Horacio Rosatti) declaró aplicable la ley 24.390, más conocida como “2x1”, en el caso de Luis Muiña. Este hecho se enmarca en una acción sistemática de la Alianza Cambiemos contra las políticas de Memoria, Verdad y Justicia.


por Matías Moreno

El fallo, en votación dividida de la Corte Suprema, se inscribe en una serie de hechos y acontecimientos en contra de las políticas de Memoria, Verdad y Justicia, producidos desde el gobierno de la Alianza Cambiemos a partir del 10 de diciembre de 2015. A las infames declaraciones de varios funcionarios nacionales y provinciales en la escena pública poniendo en duda el número de desaparecidos, el intento fallido de reinstalar la “teoría de los demonios”, proponer el corrimiento del feriado del 24 de Marzo o quitar las querellas del Estado Nacional en los juicios por delitos de lesa humanidad, se le suma este fallo de la Corte Suprema. Este conjunto de hechos marca a las claras la intención del Estado de promover una política de impunidad hacia los responsables del genocidio más atroz que vivió nuestro país.

El gobierno de la Alianza Cambiemos tiene una clara intención de promover una política de impunidad hacia los responsables del genocidio más atroz que vivió nuestro país

Desde el año 1976 hasta el 2003, los responsables de secuestros, desapariciones, muertes y apropiación de niños/as, gozaron de impunidad. Fueron 27 años de injusticia. ¿Cuál es la cuenta que se debe hacer a partir de este fallo de la Corte Suprema, teniendo en cuenta que fue el mismo Estado el que garantizó su impunidad, impidiendo que se los someta a juicio? ¿Cuál es la lógica de este fallo que equipara los delitos comunes con delitos de lesa humanidad? Los crímenes de lesa humanidad son imprescriptibles y no se pueden amnistiar, lo que implica que las condenas tampoco se pueden reducir, porque eso supondría una suerte de conmutación de la pena. Con este fallo, alrededor de 750 genocidas estarían en condiciones de acogerse a este beneficio, en función de su estado procesal, generado por la dilación en los juicios por delitos de lesa humanidad.

Esta coalición gobernante asumió haciendo loas al Republicanismo y a la división de poderes. El fallo de la Corte Suprema fue dividido, 3 a 2. De los 3 jueces que votaron a favor, 2 fueron propuestos (en un intento de nombrarlos por decreto) por el actual presidente. ¿Es posible hablar de Republicanismo y tomarse en serio las instituciones de un país cuando sus gobernantes atentan sistemáticamente contra los principios republicanos?

Los crímenes de lesa humanidad son imprescriptibles y no se pueden amnistiar, lo que implica que las condenas tampoco se pueden reducir, porque eso supondría una suerte de conmutación de la pena

Desde el año 2003 al 2015, nuestro país fue un ejemplo a nivel internacional en términos de juzgamiento de delitos cometidos durante regímenes dictatoriales. Durante esos 12 años se lograron condenas a mas de 600 genocidas en tribunales ordinarios, con todas las garantías constitucionales; se promovió la apertura de espacios de memoria donde habían funcionado centros de detención, tortura y exterminio; se dio apoyo desde todos los ámbitos de gobierno a la búsqueda de los más de 400 niños y niñas apropiados/as durante la última dictadura y se profundizaron las investigaciones a las complicidades civiles y empresariales. Estos hechos fueron posibles en virtud de la decisión política de atender las demandas históricas de los organismos de derechos humanos y transformar esas demandas en políticas de Estado.

Es imprescindible que retomemos la vía de la Memoria, la Verdad y la Justicia por los que no están, por nosotros, pero sobre todo, por los que vendrán

Es imprescindible que más temprano que tarde, retomemos esa vía para poder traer justicia a quienes hace 40 años nos enseñaron que la única lucha que se pierde es la que se abandona. Por los que no están, por nosotros, pero sobre todo, por los que vendrán.

Fotógrafo / ilustrador: Gabriela B. Hernández

© 2017 Entre Dichos |República Argentina|Todos los Derechos Reservados